Text Size
Lunes, Marzo 27, 2017
Top Tab Content

México un país de honorable tradición laica, lleva dentro de sus fundamentos dos formas de ser tradicionalmente opuestas que han configurado a través de un creciente equilibrio los cimientos de una nación en constante riesgo de ruptura. Estos dos elementos el laicismo y la religiosidad conviven en un estado de silencioso antagonismo: la religión trata cada día de mantener su poder e influencia sobre las conciencias de las personas mientras la laicidad proclama abiertamente su necesidad de independencia y autonomía de lo religioso para construir un pensamiento racional y por tanto netamente humano.

Notas de Prensa

Who's Online

Hay 76 invitados y ningún miembro en línea